Actualizar el navegador para una experiencia segura de Made

Parece que estás utilizando una versión del navegador que no es compatible. Asegúrate de que utilizas la versión más reciente de tu navegador, o prueba a utilizar uno de los siguientes navegadores compatibles, para obtener la experiencia completa de Made: Chrome, Firefox, Safari o Edge.

ALSOP DIRIGE A GERSHWIN Y BERNSTEIN

La Orquesta de Filadelfia Conrad Tao, piano
Serie Orquestal
Viernes 5 de julio de 2024 a las 18.00 horas Anfiteatro Gerald R. Ford

¡La principal directora invitada designada por la Orquesta de Filadelfia, Marin Alsop, vuelve a Bravo! Vail al frente de la Orquesta en las Danzas Sinfónicas de Bernstein de su icónica West Side Story, además de la Obertura Cubana de Gershwin y el Concierto para Piano en Fa Mayor con el aclamado pianista Conrad Tao.

¿Lo sabías?

Este programa totalmente americano promete mucha energía gracias a las Danzas Sinfónicas de West Side Story de Bernstein y a dos obras de Gershwin: su Obertura Cubana, con un pasaje de instrumentos de percusión cubanos, y su Concierto para Piano en Fa Mayor, impregnado de jazz.

Artistas destacados

Marin Alsop

conductor

Conrad Tao

piano

Puntos destacados del programa

  • Marin Alsop, directora de orquesta 
  • Conrad Tao, piano 

GERSHWIN Oberturacubana

BERNSTEIN Danzas sinfónicas de West Side Story

GERSHWIN Concierto para piano en fa mayor 

 

 

Notas del programa

Obertura cubana (1932)

(10 minutos)

GEORGE GERSHWIN (1898-1937)

Cuban Overture

A principios de la década de 1930, Cuba era un destino de moda para los estadounidenses de clase alta. La isla estaba estrechamente vinculada a Estados Unidos antes de las dictaduras de Fulgencio Batista y Fidel Castro. En la Primera Guerra Mundial había comprometido tropas del lado de los Aliados (como volvería a hacer en la Segunda Guerra Mundial), y permitió que Estados Unidos dominara su economía, su industria y sus finanzas durante la década de 1920. No eran sólo las brisas tropicales y las palmeras las que atraían a los turistas estadounidenses. Entre 1920 y 1933, Cuba ofrecía algo que Estados Unidos no ofrecía: alcohol. La Ley Seca no impidió que los estadounidenses bebieran en su país, pero el atractivo de hacerlo al aire libre supuso una gran ayuda para la industria turística.

En febrero de 1932, George Gershwin viajó a Cuba con un grupo de amigos. "En La Habana", recuerda el editor Bennet Cerf, "una banda de rumba de 16 músicos le ofreció una serenata en masa a las cuatro de la mañana frente a su habitación del viejo Hotel Almendares. Varios clientes indignados abandonaron el hotel a la mañana siguiente. George se sintió tan halagado que prometió escribir una rumba propia". Unos meses después de regresar a casa, Gershwin cumplió su promesa y compuso una rumba para piano a cuatro manos. Luego la orquestó para que la Filarmónica de Nueva York la presentara ante un público de 18.000 personas en el estadio Lewisohn de la ciudad, con cuatro percusionistas que tocaban instrumentos cubanos de pie delante de la orquesta, en lugar de en su ubicación habitual al fondo, para que el público pudiera ver sus exóticos instrumentos. Tres meses más tarde, el propio compositor dirigió la pieza en un concierto benéfico en el Metropolitan Opera House, ahora con el nuevo título de Obertura cubana. 

Danzas sinfónicas de West Side Story (1961)

(23 minutos)

LEONARD BERNSTEIN (1918-90)

Danzas sinfónicas de West Side Story

Ya en 1949, Leonard Bernstein y sus amigos Jerome Robbins (coreógrafo) y Arthur Laurents (libretista) barajaron la idea de crear una versión musical de Romeo y Julieta, de Shakespeare, ambientada en las tensiones de grupos sociales rivales de la Nueva York moderna. El proyecto tardó mucho tiempo en tomar forma y finalmente se estrenó en 1957 en Broadway, donde duró 772 representaciones. "La lluvia radioactiva de West Side Story aún debe estar descendiendo por Broadway esta mañana", escribió Walter Kerr, crítico del Herald Tribune. El espectáculo sigue siendo un capítulo esencial de la historia del teatro estadounidense, y su absorbente historia de amor juvenil sobre un fondo de guerra de bandas espectacularmente coreografiada ha encontrado un lugar en el núcleo de la cultura común de los estadounidenses.

En las primeras semanas de 1961, Bernstein reunió nueve secciones de su partitura en lo que llamó las Danzas Sinfónicas. El impulso fue un concierto de gala para recaudar fondos para el fondo de pensiones de la Filarmónica de Nueva York, que se celebraría la víspera del día de San Valentín. (Uno se pregunta si West Side Story es realmente ideal para San Valentín, pero no importa). En aras de la eficacia, los colegas de Bernstein Sid Ramin e Irwin Kostal, que acababan de terminar la orquestación de West Side Story para su versión cinematográfica, sugirieron secciones apropiadas de la partitura a Bernstein, quien las colocó no en el orden en que aparecen en el musical, sino en una nueva secuencia ininterrumpida derivada de una lógica estrictamente musical. Dos de las canciones favoritas del musical se encuentran en las páginas de las Danzas Sinfónicas: "Somewhere" y "Maria" (en la sección Cha-Cha), aunque no las también queridas "America", "One Hand, One Heart", "I Feel Pretty" o "Tonight".

INTERMISIÓN

(18 minutos)

Concierto para piano en fa mayor (1925)

(29 minutos)

GEORGE GERSHWIN

Concierto para piano en fa mayor
Allegro

Adagio-Andante con moto
Allegro agitato

Entre los músicos que asistieron en 1924 al legendario estreno de la Rhapsody in Blue de Gershwin se encontraba el director Walter Damrosch, que dirigió la Sinfónica de Nueva York desde 1885 hasta su fusión con la Filarmónica de Nueva York en 1928. Quedó tan impresionado que inmediatamente le encargó un concierto que pudiera presentar con su orquesta. Gershwin aceptó encantado, pero sus obligaciones en Broadway le impidieron dedicarse de lleno al proyecto hasta 1925. Ese noviembre, nervioso por su habilidad como orquestador, contrató a una orquesta independiente de 60 músicos para un ensayo, tras el cual ajustó considerablemente la pieza, recortando extensiones de cada uno de los movimientos para obtener una obra más compacta para el inminente estreno. Las entradas para el concierto se agotaron y el público aplaudió con entusiasmo al final del Concierto en Fa. "Mucha gente había pensado que la Rapsodia no era más que un feliz accidente", comentó Gershwin más tarde. "Bueno, salí, por un lado, para demostrarles que había mucho más de donde había salido aquello. Decidí hacer una pieza de música absoluta. La Rapsodia, como su título indica, era una impresión de blues. El concierto no tendría relación con ningún programa. Y así es exactamente como lo escribí".

Proporcionó una descripción de su nuevo concierto para piano para que el New York Herald-New York Tribune la publicara antes de su estreno. "El primer movimiento emplea el ritmo del charlestón. Es rápido y palpitante, y representa el espíritu joven y entusiasta de la vida americana. Comienza con un motivo rítmico emitido por los timbales, apoyado por otros instrumentos de percusión, y con un motivo Charleston introducido por... trompas, clarinetes y violas. El fagot anuncia el tema principal. Más tarde, el piano introduce un segundo tema".